Skip to content

5 consejos para mejorar el clima laboral

El clima laboral de la empresa es un factor determinante a la hora de aumentar la productividad. La innovación, la comunicación el respeto y la iniciativa son algunos de los factores que describen un ambiente laboral favorable que aumentara de forma significativa la productividad de una sociedad.

Mantener un clima laboral adecuado es fundamental para la productividad.
Mantener un clima laboral adecuado es fundamental para la productividad.

Es importante que una empresa mantenga y mejore constantemente el clima de trabajo de los profesionales que forman su plantilla. Esta mejora debe de ser un acuerdo mutuo entre la sociedad y los trabajadores, basada en el respeto, la comprensión y la flexibilidad. Con unas industrias cada vez más igualadas, lo que diferencia a una empresa de otra es un capital humano, es decir el talento oculto dentro de la empresa.

Muchos empresarios asumen que mejorar el clima de trabajo de sus empresas supone un coste añadido muy alto, pero normalmente el coste derivado de no mejorarlo suele ser mucho mayor, en perdida de motivación o en la perdida de componentes importantes de la plantilla. Esta degradación de los recursos humanos llevan a una inevitable pérdida de productividad y competitividad.

Por ello os traemos una serie de consejos para mejorar el clima de trabajo de la empresa y a la postre, la competitividad y la productividad de la misma.

1. Apoyar las ideas nuevas: para motivar a la plantilla es necesario que las ideas de la misma se escuchen y se intenten realizar. Aunque alguna de ellas sea imposible de realizar, se deben ponderar todas las ideas de los profesionales,

2. Confiar en la plantilla: es importante que la plantilla sienta el respaldo de la empresa. Queda demostrado que la confianza en la plantilla lleva a un aumento de la productividad.

3. No fijarse 100% en la planificación establecida: es importante que la planificación no sea unas directrices a seguir al 100%, si no una plantilla con la que guiarse, ya que una planificación demasiado estricta suele causar una disminución en la productividad.

4. Mantener un ambiente relajado en la oficina: sin olvidar la responsabilidad el respeto y la profesionalidad, un ambiente distendido y con humor es una forma de “quitar” hierro al asunto y convertir una obligación en un trabajo que se quiere realizar.

5. Los retos dentro del trabajo: una forma de convertir la obligación de trabajar en algo más llevadero es la corriente que se conoce como “Gammificación”. Convertir las obligaciones laborales en retos o juegos participativos dentro de la empresa. Esto se traduce en rankings de resultados con premios simbólicos, test de conocimientos de la empresa, juegos relacionados con la actividad comercial de la empresa…

Ha quedado demostrado que la mejor forma de mantener una productividad alta y evitar el absentismo laboral es tener a unos profesionales contentos y motivados.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *