Skip to content

Relaciones sociales reales VS relaciones sociales cibernéticas

Todos sabemos que durante los últimos años la tecnología ha avanzado de tal manera que hoy en día ésta ha conseguido (especialmente con el Internet de nuestros smartphones) controlar gran parte de nuestras vidas.

Adictos al móvil

Hay muchas opiniones al respecto.  Algunas personas creen que esta evolución tecnológica ha supuesto un gran avance en cuanto a relaciones sociales se refiere, ya que lo que nos permite Internet y las redes sociales es poder estar en contacto con cualquier persona del mundo en cualquier momento.

A esta afirmación no le falta ni un ápice de razón. El problema, y es aquí donde se encuentra la otra postura acerca de las nuevas tecnologías, es cuando las personas están tan enganchadas a estas tecnologías y a esas relaciones que se mantienen por redes sociales y por Internet, que dejan por completo de lado las relaciones que hasta ahora mantenían en ‘la vida real’.

Todo en su justa medida es beneficioso y por ello no creemos que la tecnología suponga un mal a las relaciones sociales ‘cara a cara’. Simplemente se trata de encontrar el equilibrio, el punto medio que nos permita aprovecharnos de las ventajas (en cuanto a relaciones sociales se refiere) que nos ofrece Internet sin desatender las relaciones sociales de toda la vida.

Para poder encontrar ese punto medio, hay que saber diferenciar entre lo que forma parte de nuestra vida real y lo que pertenece a la vida cibernética ¿Quiénes son aquellas personas sin las que no podríamos vivir en nuestra vida real, si no tuviéramos redes sociales? Ahí está la clave.

Por ejemplo, en las relaciones románticas debemos poner siempre unos límites para evitar que las nuevas tecnologías afecten a dichas relaciones. Entre ambas partes debe haber una total confianza y se han de establecer límites acordados para que, por ejemplo, ninguno de los dos caiga en la tentación de espiar las conversaciones privadas del otro, dejando así un espacio de privacidad para cada uno.

Por otra parte, para aquellas personas que estén realmente enganchadas a las tecnologías, deben tener claro que si no quieren perder a su pareja, o a sus amigos físicos reales, deben prestarles atención mientras están con ellos y dejar el teléfono guardado, porque al final la vida real es la que está frente a nosotros y no lo que hay en la pantalla de un teléfono móvil.

Es fácil decirlo, pero hacerlo es más complicado, especialmente en aquellas relaciones de la vida real que están tan asentadas que se dan por seguras y pensamos ‘que no podemos perder aunque desatendamos en pos de la pantalla móvil’. La cuestión está en concienciarse y pensar si queremos sustituir a una persona real por un nick y un emoticono.

¡Nos gustaría conocer vuestras opiniones al respecto!

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *